El oro repuntó el martes para quedar cerca del nivel clave de 1,800 dólares por onza, debido a que un fuerte aumento de casos de Covid-19 impulsó expectativas de más política monetaria expansiva a nivel global y también la demanda por la seguridad del metal.

El oro al contado avanzó 0.7% a 1,796.08 dólares la onza. Más temprano, el lingote subió a sus máximos desde noviembre del 2011 a 1,796.80 dólares la onza, unos pocos dólares por debajo del nivel psicológico de 1,800 dólares.

En tanto, los futuros del oro en Estados Unidos ganaron 0.9% a 1,809.90 dólares la onza, tras tocar más temprano su mayor nivel desde septiembre del 2011 a 1,810.80 dólares.

“Siempre que hay miedo, es un factor de apoyo para el oro, ya sea coronavirus o temor a que la economía no marche bien”, dijo Michael Matousek, operador jefe de Global Investors en Estados Unidos.