El oro subió el jueves más de 1%, apenas por debajo de los 1,900 dólares la onza, impulsado por la debilidad del dólar y las esperanzas de nuevos estímulos para revivir las economías afectadas por el coronavirus.

El oro al contado aumentó 0.8% a 1,886.09 dólares por onza, luego de tocar más temprano su nivel más alto desde septiembre de 2011 a 1,897.91 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos , en tanto, ganaron 1.3% a 1,890 dólares la onza.

“El entorno macro continúa siendo favorable para el oro, con el índice dólar debilitándose a mínimos de dos años”, dijo la analista de Standard Chartered, Suki Cooper.

“Las expectativas de un mayor estímulo y el aumento de las tensiones geopolíticas continúan reforzando la demanda de activos seguros”, agregó Cooper.