Londres - El oro bajaba este martes desde el máximo en dos semanas que registró más temprano, rompiendo su racha de alzas diarias más larga desde el inicio de este año, en línea con un recorte de las pérdidas previas del dólar.

Una brusca baja de la actividad de negocios en el centro de Estados Unidos se combinó con unos indicadores del lunes que reflejaron que España entró en una recesión, dañando al apetito de los inversionistas por el riesgo.

El oro había obtenido cierta fortaleza tras una serie de datos de Estados Unidos que habían revivido las expectativas de que la Reserva Federal ofrecería más respaldo a la economía por medio de una tercera ronda de flexibilización cuantitativa.

El oro al contado perdía 0.1% a 1,661.59 dólares la onza. Hasta el lunes, el valor había aumentado por cinco sesiones consecutivas.

Los feriados a lo largo de Europa continental implicaban un volumen reducido de transacciones de futuros de oro.

"A corto plazo no veo que el precio vaya a subir hasta 1,700 dólares la onza o más", dijo Nikos Kavalis, analista de RBS.

Si bien los indicadores decepcionantes pueden alentar las expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos podría lanzar otra expansión monetaria, dos importantes responsables del banco central coincidieron en que no veían necesidad de un nuevo alivio, aunque también dijeron que la Fed no debería moverse rápidamente hacia un alza de tasas de interés.

El lingote terminó abril con pérdidas por tercer mes consecutivo luego de unos indicadores que en general mostraron cierta mejora de la economía de Estados Unidos y de que la Fed adoptara una perspectiva menos flexible para la política monetaria.

La inyección de dinero de parte del banco central aumenta las presiones inflacionarias y eleva el atractivo del oro como cobertura contra las alzas de precios.

La plata cedía 0.7% diario a 30.80 dólares la onza.

El platino caía 0.2% a 1,559.02 dólares la onza.

El paladio perdía 0.5% a 674.47 dólares la onza.

ros