El oro cayó a un mínimo de una semana y media presionado por comentarios de autoridades de la FED sobre un posible replanteamiento de más alzas de tasas de interés. Esto generó señales de ventas técnicas que contrarrestaron un rebote del petróleo desde mínimos de 12 años. Los precios del crudo repuntaron desde su menor nivel en 12 años e impulsaron al mercado accionario en Wall Street, apuntando a una recuperación del apetito por el riesgo y reduciendo el atractivo del oro como un refugio. El dólar cambió de tendencia y avanzó.

El oro al contado cotizó con un declive de 1.5% a 1,076.35 dólares la onza, su sesión más débil desde el 17 de diciembre y, tras caer 2% a 1,071 dólares, el menor nivel desde el 4 de enero.

Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en febrero, en tanto, cerraron con una pérdida de 1.21%, a 1,073.60 dólares la onza. El oro llegó hasta máximos de dos meses de 1,112 dólares la semana pasada, ya que la volatilidad en los mercados accionarios chinos golpearon el apetito por el riesgo, aunque después cayó en cuatro de cinco sesiones.

Entre otros metales preciosos, la plata sufrió las mayores pérdidas al caer 2% a 13.83 dólares la onza; mientras que el paladio subió 0.6% a 488 dólares la onza, y el platino cedió 1.2% a 837.12 dólares la onza.