Los precios del oro cayeron el miércoles desde su mayor nivel en casi ocho años, después de que las acciones avanzaron respaldadas por un dato de manufacturas en Estados Unidos y esperanzas de que haya una posible vacuna contra el Covid-19.

El oro al contado bajó 0.6% a 1,770.57 dólares la onza, después de tocar un techo no visto desde inicios de octubre del 2012 de 1,788.96 dólares la onza. Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con una pérdida del 1.1% a 1,779.90 dólares la onza.

“Un renovado sentido de optimismo sobre que la economía de Estados Unidos se recupera más rápido de lo esperado habría alimentado la inclinación al riesgo, lo que frena el apetito por activos de refugio”, dijo el analista Lukman Otunuga de FXTM.

La actividad manufacturera en Estados Unidos repuntó en junio, alcanzando su mayor nivel en más de un año, impulsando al mercado bursátil junto con las esperanzas ante el desarrollo de una vacuna de BioNTech y Pfizer que ha mostrado potencial en las primeras etapas de ensayos con humanos.

El lingote subió más de 13% el trimestre pasado debido a los temores sobre una segunda ola de infecciones y mientras los bancos centrales han inyectado medidas de estímulo y mantenido las tasas de interés bajas para amortiguar el golpe económico.