El oro cayó el viernes debido a que algunos compradores tomaron ganancias de recientes alzas, aunque el metal precioso registró su mayor avance semanal en dos meses debido a un retroceso del dólar y a la caída de los precios del petróleo que afectaron el apetito por el riesgo.

El oro subió 2.5% en la semana. La caída de los mercados bursátiles ha impulsado a algunos inversionistas a comprar el metal como activo alternativo, mientras que una caída en el dólar hizo que los lingotes sean más baratos para los tenedores de otras monedas.

El oro al contado bajó 0.5%, a 1,221.66 dólares la onza.

Los futuros del oro en Estados Unidos para diciembre cerraron con una caída de 0.3%, a 1.222,50 dólares, pero avanzaron 2.7% en la semana.

El mercado al contado alcanzó a caer hasta 1%, a 1,215,6 dólares, tras un dato que mostró que la confianza de los consumidores en Estados Unidos subió en diciembre a un máximo en ocho años.

El índice dólar bajó 0.35% y las acciones europeas cayeron más de 2 por ciento.

Entre otros metales preciosos, la plata cayó 0.5%, a 17 dólares la onza, el platino bajó 1.1%, a 1,224.50 dólares la onza. El paladio retrocedió 0.7%, a 810.30 dólares.