El oro subió levemente el viernes tras los datos que mostraron que el crecimiento económico de Estados Unidos se frenó bruscamente en el cuarto trimestre, y anotó su mayor alza mensual en un año luego de que las turbulencias globales golpearon en enero a los activos más riesgosos.

El metal dorado se apreció más de 5% en enero, sostenido por las preocupaciones respecto del panorama del crecimiento mundial -especialmente de China-, lo que ha generado interrogantes sobre el ritmo al que subirán las tasas de interés en Estados Unidos.

En las últimas operaciones el oro al contado ganó 0.2% a 1,116.46 dólares la onza, mientras que el referencial del oro en Estados Unidos para entrega en febrero subió 0.1%, a 1,116.40 dólares la onza.

Las acciones globales subieron y el yen se hundió después de que el Banco de Japón sorprendió a los mercados al adoptar tasas de interés negativas. Y esperanzas en que la Reserva Federal aminore el ritmo de sus futuras alzas de tasas también apuntalaron a las bolsas y al precio del oro.

La probabilidad, según los futuros, de que la Fed suba las tasas en marzo es inferior a 20% , dijo George Gero, estratega de metales preciosos de RBC Capital Markets en Nueva York, agregando que el bajo rendimiento de la deuda de Estados Unidos a 10 años también brindó respaldo al oro.

El oro alcanzó el miércoles un máximo de 12 semanas a 1,127.80 dólares la onza, después de que la Fed dijo que estaba observando con atención a la economía global y a los mercados financieros. Eso respaldó la opinión de que la Fed no podría subir sus tasas de interés nuevamente en marzo.

El alza del índice dólar se aceleró luego de la divulgación del reporte del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos, que creció a un ritmo menor, pero estuvo en línea con las expectativas del mercado.

Entre otros metales preciosos, la plata ganó 0.4% a 14.28 dólares la onza, mientras que el platino subió 0.5% a 864.91 dólares la onza y el paladio ganó 1.1% a 495.19 dólares.