Nueva York - El oro cayó este miércoles a justo por sobre los 1,700 dólares la onza, después de que la Reserva Federal de Estados Unidos se ajustó a sus planes para seguir estimulando a la economía hasta que el mercado laboral mejore, aunque ofreció pocos anuncios inesperados en su comunicado sobre política monetaria.

El oro al contado descendió 0.3%, a 1,703.20 dólares la onza, tras tocar un mínimo de 1,698.70 dólares, su menor precio desde el 7 de septiembre.

Los futuros de oro estadounidenses para diciembre cerraron con baja de 7.80 dólares la onza, a 1,701.60 dólares.

La Fed también reiteró su promesa de mantener las tasas de interés cerca de cero hasta mediados del 2015 y de seguir impulsando el crecimiento mientras la recuperación se fortalece.

El banco central no alteró el plan anunciado en septiembre para comprar 40,000 millones de dólares en deuda hipotecaria al mes para mantener bajas las tasas de interés.

El metal, que más temprano cayó brevemente por debajo de 1,700 dólares la onza, ha estado presionado por las preocupaciones sobre una desaceleración de la economía estadounidense, lo que también golpeó a las acciones y las materias primas esta semana.

El lingote, que a menudo es utilizado como una cobertura contra la inflación, acumula pérdidas de 1.5% desde el lunes.

Más temprano, el oro subió después de que un índice preliminar de gerentes de compra (PMI) industriales de HSBC para China mostró que la economía del país asiático está repuntando lentamente desde su periodo más débil de crecimiento en tres años.

El oro y otros metales preciosos han estado fuertemente presionados esta semana debido a las preocupaciones sobre una desaceleración de la economía tras una serie de decepcionantes resultados corporativos en Estados Unidos.

La plata escaló 0.4%, a 31.78 dólares la onza.

El platino descendió 0.7%, a 1,556.99 dólares la onza.

El paladio subió 0.3%, a 592.75 dólares la onza.

Rob