El oro se mantenía casi sin cambios este lunes, luego de dos jornadas de fuertes pérdidas, debido a que la fortaleza del euro contra el dólar, antes de una votación del parlamento griego sobre medidas de austeridad, impulsaban el apetito de inversionistas por el riesgo.

El oro al contado bajaba 0.1%, a 1,497.71 dólares la onza.

Los futuros del oro estadounidense para entrega en agosto perdían 2.50 dólares la onza a 1,498.40 dólares.

El oro cayó hasta 1,490.90 dólares la onza más temprano en la jornada, debido a que el petróleo y los metales industriales ampliaban su caída de la semana pasada. A pesar del reciente retroceso en los precios, el oro todavía es uno de las materias primas con mejor desempeño en el segundo trimestre, ganando 4 por ciento.

La respuesta del oro a la crisis de deuda de Grecia ha sido irregular. La semana pasada, el metal amarillo cerró con una baja de 2.5%, su peor desempeño en ocho semanas, debido a que los temores por la desaceleración económica presionaron los precios del lingote junto con otros mercados de riesgo como las acciones.

En el pasado, el oro tendía a beneficiarse como un refugio del riesgo en tiempos de incertidumbre económica.

"El tema subyacente de Grecia y la zona euro mantiene la constante demanda por activos duros como el oro, pero la plata todavía luce muy vulnerable", dijo Miguel Perez-Santalla, vicepresidente de ventas de Heraeus Precious Metals Management.

La plata perdía 1.5%, a 33.75 dólares la onza, reflejando las pérdidas en otros metales industriales.

El euro subía contra el dólar este lunes en una jornada volátil, antes de que esta semana se realice en Grecia una votación clave sobre un nuevo plan de austeridad.