El oro se negociaba estable este martes en torno a su récord en cuatro semanas, aunque cediendo ganancias tras un reporte de que Alemania podría allanar el camino para que Grecia consiga un paquete de rescate, lo que alentaba a los inversionistas a buscar activos de mayor riesgo.

The Wall Street Journal reportó que Alemania considera abandonar su insistencia de una reprogramación anticipada de los bonos griegos para permitir un nuevo paquete de crédito de asistencia que impediría que Atenas incumpla su deuda.

Un descenso del dólar contra el euro hacía poco por impulsar la demanda de oro, que a menudo fluctúa de manera inversa a la divisa estadounidense.

El oro al contado subió a un máximo de jornada de 1,540.36 dólares, su mayor nivel desde el 4 de mayo, antes de retroceder a 1,538.10 dólares la onza, un nivel plano desde la última jornada.

Los futuros del oro para junio ganaban 0.1%, a 1,538.10 dólares.

"Al menos hasta cierto punto, los problemas de deuda soberana con Grecia y otros países de la periferia de la zona euro han sido bien documentados, por lo que no necesariamente es una sorpresa para el mercado", dijo James Steel, analista de HSBC.

Aún así, el metal acumula una caída de 1.6% en lo que va de mayo, oscilando algo debajo del récord histórico de unos 1,575 dólares alcanzado previamente en el mes, y si bien se ha beneficiado del nerviosismo de los inversionistas por Grecia, ha tenido dificultades para mantener las ganancias.

La plata subía 1.1%, a 38.48 dólares la onza, tras haber caído más de 20% en mayo, su mayor descenso mensual desde agosto del 2008, luego de registrar un récord de 49ñ51 dólares en abril.

El platino subía 1.7%, a 1,826.74 dólares la onza.

El paladio avanzaba 3%, a 777.47 dólares.