El oro cayó el viernes a un mínimo en nueve meses, debido a que un alza en los rendimientos de los bonos y la fortaleza del dólar continuaron erosionando su atractivo, por lo que se encaminaba a sumar su tercera caída semanal consecutiva.

El oro al contado bajó 0.1% a 1,695.22 dólares por onza, tras tocar más temprano en la sesión su mínimo desde el 8 de junio de 1,686. 40 dólares. En la semana cayó 2 por ciento.

En tanto, los futuros del oro en Estados Unidos cayeron 0.4% a 1,693.10 dólares la onza.

Los empleos en Estados Unidos aumentaron más de lo esperado en febrero por una caída de casos de Covid-19, la aceleración de las tasas de vacunación y el dinero extra del gobierno para ayudar a la recuperación de la pandemia, lo que puso de nuevo al mercado laboral en una base más firme.

"El mercado del oro está cediendo las ganancias de la pandemia. La caída bajo los 1,700 dólares deja al mercado en una situación frágil", dijeron analistas de HSBC en una nota.