El oro cayó el viernes a cerca de mínimos de seis años, con lo que acumuló su cuarta semana seguida de pérdidas, debido a las expectativas de que la Reserva Federal estadounidense suba las tasas de interés en diciembre, por primera vez en casi una década.

El oro al contado cayó 0.2%, a 1,082.30 dólares por onza, al cierre del mercado, tras haber tocado su nivel más bajo desde febrero del 2010, el jueves, de 1,074.26 dólares.

Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en diciembre terminaron con una baja de 10 centavos, a 1,080.90 dólares la onza.

Autoridades de la Reserva Federal de Estados Unidos se alinearon detrás de una probable alza de tasas de interés en diciembre, con un funcionario clave del organismo diciendo que el riesgo de esperar mucho para subir los tipos está casi en equilibrio con el de actuar demasiado pronto para normalizarlos.

Un aumento de las tasas en Estados Unidos afecta al oro porque subiría el costo de oportunidad de mantener lingotes -que no rinden intereses- e impulsaría al dólar.

El metal ha perdido más de 5% de su valor desde comienzos de noviembre, cuando un sólido dato del empleo en Estados Unidos aumentó las expectativas de que la Fed subirá los costos del endeudamiento este año.

El platino cayó 2.1%, a 855.50 dólares la onza, tras bajar más temprano a su menor nivel desde diciembre del 2008, de 854 dólares.

El paladio perdió 3.9%, a 536.5 dólares por onza, tras tocar mínimos de dos meses y medio de 530.75 dólares. Los precios del metal han caído más de 13% esta semana, su mayor retroceso desde mayo del 2010.

La plata bajó 0.5%, a 14.20 dólares la onza. Más temprano cayó a 14.15 dólares, su menor precio en dos meses y medio.