El oro subió el viernes, ya que una escalada en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China impulsó las compras de activos de refugio en medio de renovados temores a una lenta recuperación de la economía global, duramente impactada por la pandemia de coronavirus.

El oro al contado subió 0.6% a 1,735.08 dólares la onza, después de haber perdido 1.4% el jueves, y cerró la semana con una ligera baja. En tanto, los futuros del oro en Estados Unidos ganaron 0.8% a 1,735.50 dólares la onza.

“La agresiva postura de China sobre la seguridad de Hong Kong podría exacerbar las relaciones ya tensas con Estados Unidos, y una posible confrontación entre los buques de guerra estadounidenses y los cargueros iraníes que se dirigen a Venezuela son preocupaciones clave”, dijo Tai Wong jefe de comercio de derivados de metales básicos y preciosos en BMO.

Una propuesta de China para imponer una ley de seguridad nacional en Hong Kong podría llevar a las agencias de seguridad del país a establecer sedes en el territorio, lo que activó el temor a una aplicación estricta de la norma, que ha sido calificada como una “sentencia de muerte” por Estados Unidos.

La riña entre las dos naciones más poderosas del mundo activó el temor a una recuperación económica lenta tras la devastación global causada por el Covid-19, lo que presionó a los mercados de acciones y apoyaba la demanda de activos de refugio, como el oro y el dólar.

El oro llegó a un máximo de siete años y medio la semana pasada.

Ese metal es considerado un activo de refugio para los inversionitas de todo el mundo, cuando hay problemas en otros activos se compra oro.