Las cotizaciones del oro mantuvieron su tendencia alcista en la sesión de ayer para cerrar en los 1,245 dólares por onza, un nivel histórico, el segundo de manera consecutiva.

Los precios del metal amarillo subieron 1% acercándose a los 1,250 dólares por onza. Aunque durante la sesión, el precio máximo que alcanzó fue de 1,248.15 dólares desde donde retrocedió.

Por su parte, los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con un alza de 22.80 dólares a 1,243 dólares.

Así, en lo que va del año, el metal precioso brinda un rendimiento de 14 y 17% desde principios de febrero, cuando alcanzó su cotización más baja del año sobre los 1,063 dólares.

En las últimas semanas, el oro ha sido buscado por los inversionistas como refugio en medio de la incertidumbre que se tenía por la situación de la zona euro y en especial de Grecia.

La magnitud de las compras de inversión se refleja en las tenencias del SPDR Gold Trust, el mayor fondo transable respaldado en oro, que informó que sus activos permanecen en un récord de 1,192.15 toneladas al 10 de mayo.

Tras la aprobación del paquete por casi 1 billón de dólares, surgió un nuevo temor, el inflacionario.

Y es que si bien los inversionistas confían en que el plan ayudará a prevenir un deterioro en la zona euro, también temen que pueda avivar la inflación.

Esta variable influye directamente en el precio del metal, cuanto mayor es la inflación o las expectativas, mayor es el apetito por el oro.

De acuerdo con operadores, la demanda más fuerte proviene de inversionistas alemanes, suizos y de la región de América del Norte.

Una alternativa de inversión

El oro tradicionalmente ha sido demandado en épocas económicas de incertidumbre por su carácter de refugio . Los inversionistas acuden a él para proteger el valor de sus inversiones, la razón radica en que el oro, a diferencia de cualquier otra inversión, no está ligado a un emisor que pueda declarse en quiebra.

El metal suele mostrar un carácter consistente con respecto a variables como la debilidad o fortaleza del dólar (relación inversa) y el precio del petróleo (relación directa).

Sin embargo, hay ocasiones en las que se observa al dólar y al oro moviéndose conjuntamente, un indicador real de que es una operación de refugio, dicen los expertos.

garagon@eleconomista.com.mx