El oro operaba estable en las últimas operaciones del lunes, sostenido por la debilidad del dólar y la disipación del riesgo político en Italia, aunque la perspectiva de otra alza de las tasas de interés en Estados Unidos en el corto plazo limitó las ganancias del metal precioso.

El oro al contado operó casi plano a 1,292.73 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en agosto perdieron 2 dólares, o 0.2%, a 1,297.30 dólares la onza.

“Mientras tengamos tasas de interés subiendo en Estados Unidos y no necesariamente en Europa, el oro puede operar en un rango acotado. Pero si otra vez el dólar empieza a depreciarse, ese es un viento de cola clave para el oro”, comentó Marisa Hernández, analista de metales y minería de Neuberger Berman.

El metal precioso cayó el viernes después de que un dato de nóminas no agrícolas estadounidenses mejor a lo previsto avivó las expectativas de que la Reserva Federal vuelva a subir las tasas de interés en su reunión de política monetaria de junio.

El oro es altamente sensible a las alzas de las tasas de interés porque elevan el costo de oportunidad de mantener las tenencias del metal, que no rinde intereses. También impulsan al dólar, divisa en la que se transa el metal.

El euro se recuperó tras las fuertes pérdidas de mayo y repuntó 0.5% frente al dólar al enfriarse las tensiones políticas en Italia.

Otros metales ganan

En cuanto a otros metales preciosos, la plata ganó marginalmente 0.1%, a 16.37 dólares la onza, mientras que el platino bajó 0.2%, a 897.25 dólares la onza, después de haber caído a mínimos en 10 días a 894.55 dólares.

El paladio cayó 0.5%, a 994.47 dólares la onza, tras haber tocado más temprano un máximo en tres semanas a 1,010.50 dólares.