Los precios del oro cotizaron estables el miércoles, debido al respaldo por los temores a una segunda ola de infecciones por coronavirus y de las expectativas de que la Reserva Federal mantendrá las bajas tasas de interés, pero presionados por la fortaleza del dólar.

El oro al contado cotizó con pocos cambios a 1,726.24 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con una leve baja a 1,735.60 dólares.

Si bien la fortaleza del dólar e, inicialmente, de Wall Street pesaron sobre el oro, el hecho de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, no proyecte alzas de las tasas de interés en el corto plazo hace que “sea mejor ser inversionista a largo plazo en el oro, comprar en cada pequeño retroceso”, dijo Michael Matousek, operador jefe en U.S. Global Investors.

Frenando cualquier avance del oro, el dólar también se beneficia de los flujos que buscan activos de refugio.