El oro al contado cambió de tendencia y cerró con pérdidas el miércoles, aunque se mantuvo sobre el mínimo de ocho semanas que tocó en la víspera después de que el sorpresivo despido del jefe del FBI, James Comey, afectó a los mercados.

Las acciones en Estados Unidos pausaron su avance y el dólar se depreció por preocupaciones de que el despido por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, del jefe del FBI pueda hacerle más difícil la tarea de conseguir la aprobación de sus planes de reforma tributaria.

El oro al contado cayó 0.2%, a 1,218.95 dólares la onza, por sobre el mínimo de dos meses del martes, de 1,213.81 dólares. El lingote cambió de tendencia y pasó a anotar pérdidas debido al alza de los retornos de los bonos del Tesoro a 10 años .

Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en junio ganaron 0.2%, a 1,218.90 dólares la onza, pero las expectativas de más alzas de las tasas de interés en Estados Unidos contuvieron el avance del metal.

Esto parece como un intento de estabilización después de las fuertes pérdidas en los días previos , dijo el analista de Commerzbank Carsten Fritsch.