El oro cerró el martes casi sin cambios, en una sesión volátil en la que los precios cayeron bajo 1,200 dólares la onza tras el repunte de la divisa estadounidense y en medio de los temores del mercado sobre el lenguaje que adoptará la Reserva Federal en su comunicado del miércoles.

El oro al contado subió 0.1% a 1,193.86 dólares la onza, tras tocar un mínimo de sesión de 1,188.41 dólares. Esto se produjo tras un alza de más de 1% que llevó el precio a su máximo de sesión de 1,221.40 dólares, luego de que Rusia anunció un agresivo aumento de las tasas de interés.

Los inversores están a la expectativa de ver si la última reunión del año que sostendrá la Fed el martes y miércoles resultará en una retórica más dura.

El comunicado y los pronósticos que serán divulgados este día estarán seguidos de una conferencia de prensa de la presidenta de la Fed, Janet Yellen.

El oro para febrero en Estados Unidos cayó 1.1%, a 1,194.30 dólares la onza.