El oro cerró estable el viernes, pero se mantuvo bajo el máximo de tres meses que marcó en la semana, porque el dólar y los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos borraron parte de sus ganancias que anotaron luego de que el presidente Donald Trump prometió un gran anuncio tributario.

El oro al contado subió 0.02% a 1,230.78 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en EU para abril cayeron 0.07%, a 1,235.90 dólares. El miércoles, el oro al contado alcanzó los 1,244.67 dólares la onza, su nivel más alto desde mediados de noviembre del 2016.

Los precios del oro anotaron su segunda semana consecutiva de ganancias, con un alza de 1% frente al cierre del viernes pasado.

El dólar recortó ganancias frente a una cesta de monedas el viernes, después de que subió impulsado por la promesa de Trump de anunciar un importante plan tributario en semanas, lo que calmó a los operadores y revitalizó las apuestas a una apreciación de la divisa.

Datos económicos de EU aumentaron las expectativas de que la Reserva Federal avance con alzas de las tasas de interés más temprano que tarde. Los precios de las importaciones de EU crecieron más de lo esperado en enero, mientras que las solicitudes iniciales de subsidios por desempleo cayeron inesperadamente la semana pasada a su menor nivel en 43 años.

El dólar presionó al oro, pero la fortaleza del mercado bursátil y de otros metales preciosos está impulsando al lingote , dijo Eli Tesfaye, estratega de mercado de la correduría RJO Futures.

El oro es sensible a las alzas de las tasas de interés de EU, que elevan el costo de oportunidad de tener al lingote, que no rinde intereses, al tiempo que impulsan al dólar, que es la divisa en la que cotiza el metal precioso.

En tanto, la plata subió 1.5%, a 17.91 dólares la onza, su mayor nivel desde el 11 de noviembre; el paladio ganó 1.6%, a 782 dólares la onza; y el platino perdió 0.6%, a 1,006.10 dólares la onza.

La constante tensión política desde que Donald Trump kllegó al poder y la incertidumbre electoral en países clave de la eurozona como Italia y Francia han incrementado la aversión al riesgo. Esta tendencia favorece el interés por el oro, uno de los activos refugio por excelencia.

La evolución del dólar también ha contribuido a los últimos avances del metal.

Analistas de Julius Baer se muestran escépticos en sus previsiones sobre el precio del oro. Ponen en duda una continuidad de su escalada si se confirma la mejora del crecimiento económico mundial, el repunte de los tipos de interés y las subidas del dólar.