Los precios del oro retrocedieron el miércoles a mínimos de una semana durante la sesión, ya que la disminución de nuevos casos de coronavirus incrementó el apetito por activos de riesgo, tranquilizando a los mercados de que los efectos de la epidemia podrían ser contenidos.

El oro al contado operaba estable a 1,567.77 dólares por onza, después de haber tocado previamente su nivel más bajo desde el 6 de febrero a 1,561.16 dólares por onza.

Los futuros del oro en Estados Unidos, en tanto, subieron 0.1%, a 1,571.60 dólares la onza.

“El oro continuará cotizando dentro del rango, pero el factor subyacente que respalda al oro es la Reserva Federal y los bancos centrales a nivel mundial, especialmente cuando las tasas de interés se mantienen realmente bajas”, dijo Ryan McKay, estratega de materias primas en TD Securities.

En China se confirmaron al martes 2,015 casos nuevos del virus, el incremento diario más bajo desde el 30 de enero. El principal asesor médico de China sobre el brote pronosticó que la epidemia alcanzaría su punto álgido este mes y que podría terminar en abril.

También frenaba el precio del oro la subida del dólar, que se mantenía cerca de máximos de cuatro meses luego de haber captado gran parte del interés por activos de refugio. Los temores vinculados al coronavirus coincidieron con cifras recientes que dieron cuenta de la fortaleza de la economía estadounidense.