Los precios del oro cerraron estables el miércoles tras oscilar en un rango acotado, ya que el avance por la depreciación del dólar y tensiones comerciales fue contrarrestado por las expectativas de que la Reserva Federal suba las tasas de interés de Estados Unidos en su reunión de la semana próxima.

El oro al contado operó sin cambios a 1,295.68 dólares por onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en agosto cerraron con un declive de 80 centavos, o 0.1%, a 1,301.40 dólares por onza.

“Los inversionistas se muestran pasivos, sólo quieren implicarse cuando nos salgamos del rango de precios del lingote”, afirmó Ole Hansen, estratega de Saxo Bank, agregando que el metal estaba retenido en un rango entre el promedio móvil a 200 días de casi 1,308 dólares y un piso de 1,286 dólares.

Indicadores sólidos para la economía de Estados Unidos, publicados el martes, apoyaron las expectativas de que la Reserva Federal elevará sus tasas de interés. El sector de servicios se aceleró en mayo y la creación de puestos de trabajo tocó un récord en abril.

La demanda por el oro, activo que no rinde intereses, podría verse afectada por un alza de los fondos federales en Estados Unidos. Operadores dijeron que un aumento de los tipos podría llevar a una apreciación del dólar, lo que presionaría a los precios del lingote.

El descenso del dólar apuntaló al metal precioso el miércoles. Los inversionistas en el oro además están atentos a ver cómo se desarrollan las tensiones comerciales, dado que muchos creen que los aranceles de Estados Unidos contra sus socios son tácticas de negociación, según analistas.

La plata ganó 1.2%, a 16.65 dólares la onza. El platino subió 0.2%, a 902 dólares por onza y el paladio sumó 2.2%, a 1,015.75 dólares la onza.