El oro volvió a cerrar en un máximo histórico el martes en una jornada en que las autoridades de la Reserva Federal iniciaron una reunión que se espera proporcione más estímulos monetarios para apoyar a la economía estadounidense del impacto del coronavirus.

El oro spot subió 0.88% a 1,958.93 unidades por onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con un alza de 0.7% a 1,944.60 dólares por onza.

“Cuando recibes un fuerte impulso, tienes muchos especuladores que buscan obtener una ganancia rápida”, dijo Michael Matousek, jefe de operaciones de Global Investors.

En otros metales, la plata cayó después de escalar 6.4% a su nivel más alto desde abril de 2013 de 26.19 dólares por onza. El metal cerró con una baja de 2.2% a 24.07 dólares por onza.

A la espoera de la Fed

Los inversionistas ahora esperan el resultado de la reunión de dos días de la Fed después de que el banco central anunció la extensión de varias de sus líneas de crédito hasta el final del año.

Goldman Sachs elevó el martes su pronóstico para el precio del oro a 12 meses a 2,300 dólares por onza troy, ante expectativas de un mayor declive en las tasas de interés reales en Estados Unidos y un ambiente favorable para el metal.

El incremento en los valores del lingote está siendo conducido por un cambio posible en la dirección de la Reserva Federal hacia un sesgo inflacionario para incorporar tensiones políticas y expectativas de un aumento en los casos de coronavirus, indicó el banco.

Mayores compras de activos de refugio han impulsado los precios del oro un 27% en lo que va del año.

“Por mucho tiempo hemos mantenido que el oro es la moneda de último recurso, en particular en un ambiente como el actual, donde los gobiernos están reduciendo el valor de sus monedas fiduciarias y llevando la tasas de interés real a mínimos históricos”, afirmó Goldman.

Analistas del banco estadounidense de inversión agregaron que han empezado a surgir preocupaciones reales sobre la longevidad del dólar como divisa de reserva.