El oro cayó el martes 1%, arrastrado por una toma de ganancias de los inversionistas y el avance de Wall Street en medio del optimismo por la vuelta a la actividad de las economías afectadas por la pandemia del coronavirus.

El oro al contado bajó 0.9% a 1,725.23 dólares la onza, luego de que subió 1% el lunes a su mayor nivel desde el 21 de mayo. Los futuros del oro en Estados Unidos cayeron 1% a 1,733.20 dólares.

Los índices S&P 500 y Dow Jones alcanzaron nuevos máximos de tres meses el martes debido al optimismo en torno a la reapertura de los negocios, aunque los inversionistas seguían cautos ante las protestas en Estados Unidos por la muerte de un hombre afroamericano mientras estaba bajo custodia policial.

Las preocupaciones sobre el deterioro de las relaciones entre Pekín y Washington aumentaron después de reportes sobre una orden del gobierno chino a sus firmas estatales para que detuvieran las compras de soya estadounidense.

En tanto, en una señal de que lo peor de la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus habría quedado atrás, la actividad manufacturera en Estados Unidos subió levemente desde un mínimo de 11 años y la de China retornó inesperadamente a la expansión.

Reflejando la confianza de los inversionistas, las tenencias de SPDR Gold Trust, el mayor fondo respaldado en oro que cotiza en Bolsa, crecieron el lunes 0.5% a 1,128.40 toneladas, su mayor nivel en los últimos siete años.