Antes del anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump de imponer nuevos aranceles a productos de China por 100,000 millones de dólares adicionales, los precios del oro cayeron el jueves, cuando todo parecía indicar  que ambos países resolverían la disputa comercial a través de negociaciones, lo que redujo la demanda de los lingotes como activo seguro.

Los inversionistas se enfocaron nuevamente en las acciones, haciendo subir los mercados bursátiles mundiales, mientras que el dólar se fortalecía, lo que encarecía el oro para los tenedores de otras monedas.

El metal precioso al contado cayó 0.54%, a 1,325.8 dólares la onza, tras tocar un mínimo de una semana de 1,322.40 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en junio bajaron 11.70 dólares, o 0.9%, a 1,328.50 dólares la onza.

El oro subió a 1,348.06 dólares el miércoles luego de que China amenazó con medidas contra los aranceles de Estados Unidos a sus importaciones. Más tarde, Washington y Pekín informaron que estaban dispuestos a llegar a un acuerdo.

El principal asesor económico del presidente Donald Trump calificó los anuncios de ambos países como propuestas iniciales e insinuó que los aranceles estadounidenses nunca entrarán en vigencia, mientras que el embajador de China en Washington dijo que Pekín prefiere resolver la disputa a través de conversaciones.

Los inversionistas esperan el dato de empleo en Estados Unidos que se publicará hoy para ver la próxima dirección del lingote. Un reporte sólido para el empleo y los sueldos podría alentar a la Reserva Federal a subir las tasas de interés del país más agresivamente, lo que haría bajar los precios del oro.

Se espera además que los volúmenes de operaciones sean bajos porque los mercados en China continental, el mayor comprador mundial de oro, están cerrados jueves y viernes por un feriado nacional.

Entre otros metales, la plata subió 0.4%, a 16.35 dólares la onza tras retroceder hasta 16,17 dólares, un piso en dos semanas.

El platino perdió 0.4%, a 908.50 dólares la onza. luego de caer a 901.50 dólares, un mínimo desde diciembre, y el paladio cedió 2.3%, a 903 dólares la onza.