NUEVA YORK.- El oro cayó por segundo día consecutivo el jueves, afectado por ventas de inversores que anticipaban un positivo dato de empleo en Estados Unidos el viernes tras una serie de reportes que indicaron que las empresas han agregado puestos de trabajo.

La mejor lectura del mercado laboral se sumaba a otros saludables reportes económicos aparecidos esta semana, lo que llevó a los inversionistas a tomar ganancias en el oro debido a que la demanda por activos de refugio parecía estar disminuyendo, al menos en Estados Unidos.

El oro al contado bajaba a 1,205.05 dólares la onza a las 1930 GMT desde 1,224.30 dólares tarde el miércoles en Estados Unidos, y bastante por debajo del récord de esta semana de 1,230.60 dólares la onza.

Los futuros del oro estadounidense para entrega en agosto en la división de metales COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York cerraron con una pérdida de 12.60 dólares, o 1.03%, a 1,210 dólares la onza, y seguían bajando en el comercio electrónico tras el cierre.

"Reportes económicos de Estados Unidos han sido buenos, el mercado bursátil parece estar tocando un piso, la aversión al riesgo está bajando un poco, y la gente quiere entrar en activos un poco más riesgosos", dijo Donald Selkin, estratega jefe de mercado de National Securities Corp en Nueva York.

Por ejemplo, las nuevas órdenes recibidas por fábricas estadounidenses subieron en un 1.2% en abril, mostraron datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos y siguió la sorpresiva y robusta alza de marzo.

En el mercado laboral, otros reportes mostraron que los empleadores del sector privado estadounidense abrieron más puestos de trabajo en mayo y el clave sector de servicios aumentó las nóminas por primera vez en más de dos años.

El promedio de pronósticos de los analistas para el aumento en las nóminas en Estados Unidos es de 513,000 empleos en mayo. Esto potencialmente impulsaría al dólar y socavaría aun más el atractivo del lingote como refugio.

Los problemas de la deuda de la zona euro y los temores de que puedan descarrillar el frágil crecimiento económico de la región habían impulsado el atractivo del oro como refugio y lo habían llevado a un máximo de 1,248.95 dólares la onza a mediados de mayo.

La plata cayó más rápido que el oro, debido a que fue vendida tanto como activo financiero como industrial.

La plata cayó a 18.14 dólares la onza contra 18.45 dólares, el platino subió a 1,545.50 dólares frente a 1,545 y el paladio bajó a 449.50 contra 454.50 dólares.