El oro cayó el jueves por sexta sesión consecutiva para tocar un mínimo de cinco semanas y los analistas esperan que amplíe aún más sus pérdidas, ya que los inversores están más seguros de que las tasas de interés en Estados Unidos subirán durante una reunión de la Fed este mes.

En las últimas operaciones, al contado, bajó 0.5%, a 1,202.11 dólares por onza. Más temprano en la sesión se hundió a 1,201.02 dólares, su nivel más bajo desde el 1 de febrero.

Los futuros del oro en Estados Unidos, en tanto, cerraron con una caída de 0.5% a 1,203.20 dólares la onza.

Sólidos datos económicos en Estados Unidos y una serie de comentarios de funcionarios de la Reserva Federal que apoyan un endurecimiento monetario reforzaron las expectativas de que la Fed subirá las tasas en su reunión de la próxima semana.