LONDRES.- El oro cayó ligeramente el lunes por debajo de 1,210 dólares la onza en Europa, ya que disminuyó la aversión al riesgo que hizo subir los precios a niveles récord el mes pasado, mientras que la fortaleza del dólar también pesó en los valores.

El mercado estadounidense no abrió el lunes por el feriado del Día de la Independencia y los inversionistas se mostraron cautos.

El oro al contado cayó 2.65 dólares la onza a 1,207.95 dólares la onza a las 2135 GMT. Los futuros del oro estadounidense para agosto avanzaron 1.70 dólares para cerrar a 1.209,40 dólares la onza.

El oro cayó el 3,4 por ciento la semana pasada, retrocediendo aún más desde el máximo de 1.264,90 dólares visto en junio, pues disminuyó la extrema aversión al riesgo vinculada con los temores por la deuda soberana de países europeos, removiendo la demanda del metal como refugio.

Muchos analistas predicen un verano boreal flojo para el lingote, con una demanda física estacionalmente débil y menores inversores tras un fuerte inicio del 2010.

No obstante, las preocupaciones por el panorama para los mercados en general respaldarían al oro a largo plazo.

"La corrección es temporaria", dijo Michael Lewis, jefe de análisis de materias primas de Deutsche Bank.

"Lo que uno podría ver es que después de julio, cuando esperamos que la situación española y los temas de los bancos empiecen a apagarse, se pueda empezar a ver un nuevo debilitamiento del dólar", agregó.

El dólar se afirmó el lunes, con alzas de 0.25% contra una canasta de otras seis divisas y 0.3% ante el euro.

La fortaleza de la unidad encarece las materias primas denominadas en dólares para los tenedores de otras unidades.

Una caída en las tenencias del mayor fondo mundial cotizado en bolsa y respaldado en oro, el SPDR Gold Trust de Nueva York, después de los ingresos constantes a lo largo de junio, refleja la reducción del apetito de los inversores por el lingote, según el analista de Commerzbank, Eugen Weinberg.

"La mayoría de esas compras fueron impulsadas por el miedo y el miedo parece estar saliendo del mercado", dijo.

"La gente no está tan asustada de los datos en este momento y parece que las medidas del Banco Central Europeo alcanzan para aguantar la crisis por el próximo mes", agregó.

"Creemos que durante el tercer trimestre un estancamiento (de valores del oro) es posible, o incluso una caída de precios", dijo Weinberg. "Pero en el cuarto trimestre, prevemos de nuevo más alzas de precios y que alcancen nuevos máximos, probablemente arriba de 1,300 dólares".

La plata estaba a 17.72 dólares desde 17.80. El platino estaba a 1,504.5 contra 1,496.50, mientras que el paladio se negociaba a 428.25 dólares desde 430 dólares.