El oro cayó el viernes para cerrar la semana con pérdidas, ante una apreciación del dólar, debido a las expectativas de alzas de las tasas de interés en Estados Unidos y la disminución de los riesgos percibidos en cuestiones políticas y de seguridad a nivel mundial.

El metal precioso al contado perdió 0.6%, a 1,336.96 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos bajaron 10.50 dólares, o 0.8%, a 1,338.30 dólares la onza. El lingote cayó 1% en la semana.

Los temores por la crisis en Siria, que habían apoyado los precios del oro a comienzos de semana, se disiparon, mientras que el panorama geopolítico para la península coreana mejoró, luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que esperaba que una reunión con el líder norcoreano fuera un éxito.

El jueves, una funcionaria de la Reserva Federal dijo que el banco debería seguir subiendo las tasas este año y el próximo para evitar que la economía se sobrecaliente y aumenten los riesgos a la estabilidad financiera. Las declaraciones aumentaron la presión sobre el lingote.

Tasas de interés más altas en Estados Unidos merman el atractivo del lingote, que no rinde intereses, e impulsan al dólar, moneda en la cual se comercializa el metal precioso.

El Índice Dólar , que mide el desempeño de la divisa estadounidense contra una canasta de monedas, subió.

Entre otros metales preciosos, la plata bajó 0.5%, a 17.13 dólares la onza, pero cerró la semana con un alza de más de 3 por ciento.

En tanto, el platino cayó 0.6%, a 927.40 dólares la onza, para retroceder 0.6% en la semana, mientras que el paladio avanzó 1.1%, a 1,036.50 dólares la onza, para ganar 5% en la semana.