El oro cayó el lunes después de que un sólido dato económico en Estados Unidos impulsó la confianza de los inversionistas en el riesgo y un alto funcionario de la Reserva Federal dijo que es probable que las tasas de interés suban antes de lo previsto por los mercados, ante el descenso de las preocupaciones económicas.

El oro al contado cayó 0.5%, a 1,216.10 dólares la onza; mientras que el oro para junio en Estados Unidos cedió 0.3%, a 1,219 dólares la onza.

Los precios al contado registraron la mayor alza trimestral en casi 30 años en los tres primeros meses del 2016, subiendo ante las especulaciones de que la Fed no tiene prisa por normalizar las tasas, aunque el metal se dirigió de vuelta hacia el nivel clave de 1,200 dólares tras comentarios de línea dura de varios funcionarios de la Reserva Federal.

El lunes, el presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, que suele ser cauto, dijo que es sorprendente que los mercados futuros prevean actualmente un alza de tasas este año o ninguno, un pronóstico que, afirmó, podría resultar demasiado pesimista .

Fue un comentario de línea dura. Creo que el mercado está interpretando que las minutas podrían ser algo más duras de lo que pensábamos , dijo Bart Melek, estratega de TD Securities en Toronto, en referencia a las minutas de la reunión de marzo del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed, que serán divulgadas el miércoles.

El metal está altamente expuesto a las alzas de tasas, lo que impulsa el costo de oportunidad de mantener activos que no devengan intereses, mientras que apuntala al dólar.

Datos conocidos el viernes mostraron que las nóminas no agrícolas crecieron en 215,000 el mes pasado, por encima de las expectativas, destacando la fortaleza de la economía estadounidense.

El lunes se publicó un reporte que indicó que los nuevos pedidos a fábricas cayeron en febrero y el gasto de las empresas en bienes de capital fue mucho menor.