El oro cayó el lunes desde un máximo en tres semanas por el impulso del dólar tras la publicación el viernes de un dato positivo en el mercado laboral de Estados Unidos, que reforzó la perspectiva de que la Reserva Federal aumentará las tasas de interés la semana que viene.

Una corrida de coberturas cortas había llevado al metal precioso a subir tras el informe de nóminas no agrícolas, que inicialmente no logró hacer avanzar al dólar de manera significativa.

El oro terminó el viernes con un alza de 2.3%, su máximo crecimiento intradía desde enero, pero no pudo sostener el avance.

El oro al contado cayó 0.3% a 1,083.06 dólares la onza, mientras que los futuros del metal en Estados Unidos para entrega en febrero retrocedían 1.40 dólares la onza a 1,082.70 dólares. El viernes tocaron su máximo desde el 16 de noviembre, a 1,088.70 dólares.

Generalmente, datos robustos de la economía estadounidense hacen caer al oro, dado que respaldarían un alza en las tasas de interés y eso elevaría el costo de oportunidad de tener activos que no rinden interés, como el lingote.

El movimiento del oro el viernes fue un poco sorprendente, pero el dólar no subió mucho pese a los buenos números , dijo la analista de ABN Amro, Georgette Boele. El mercado (...) quiere ver que la Fed realmente aumente las tasas (...) está siendo cauteloso , agregó.

Los precios del oro han caído 8.5% en lo que va del año, en gran parte por la expectativa de que las tasas de interés en Estados Unidos finalmente subirán por primera vez en casi una década.

La atención sigue estando centrada en la reunión del banco central de la próxima semana.