El oro llegó a caer más de 2% el viernes, rompiendo su racha alcista récord, luego de que un reporte de empleo en Estados Unidos impulsó al dólar, pero un agravamiento de la pandemia llevó a los precios rumbo a anotar su serie de alzas semanales consecutivas más prolongada en una década. El oro al contado perdió 1.4%, a 2,033.89 dólares la onza, después haber subido a un récord de 2,072.50 dólares previamente en la jornada.

El metal subió 3% la semana pasada, su novena consecutiva de alzas. Los futuros del oro en Estados Unidos cayeron 2% a 2,028 dólares la onza. “El dólar repuntó con fuerza después del reporte de empleo.

Eso claramente causó una liquidación generalizada en el sector de los metales”, dijo David Meger, director de operaciones de metales en High Ridge Futures.“El mercado piensa que con la cifra de empleos ligeramente mejor de lo esperado muestra que la economía está recuperando lentamente su equilibrio e, hipotéticamente, entonces veríamos una menor necesidad de estímulo”.