El oro cayó el jueves desde máximos de 11 semanas por la apreciación del dólar y por tomas de ganancias, pero la creciente tensión frente a una escalada militar en Siria y los temores a una guerra comercial entre China y Estados Unidos limitaron el declive.

Luego de una racha ganadora de cuatro días, el oro al contado perdió 1.17%, a 1,337.06 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en junio cerraron con una baja de 18.10 dólares o 1.3% a 1,341.90 dólares la onza.

El Índice Dólar ganó 0.20%, lo que arrastró a la baja a las materias primas que operan en la divisa estadounidense.

“Hay toma de ganancia y algo de recuperación en los mercados de acciones”, afirmó Chris Gaffney, presidente de Mercados Mundiales de EverBank. “Hay un piso sólido para los precios de los metales preciosos por Siria y las tensiones de comercio con China, así que creo que tenemos un piso (para el oro) en torno a los 1,340 dólares la onza”, agregó.

El lingote fue apuntalado por noticias de que los ministros británicos planean reunirse para discutir si sumarse a Estados Unidos y Francia en una posible acción militar en Siria, que podría confrontar directamente las fuerzas rusas y occidentales.

El oro suele ser usado como un resguardo de valor en tiempos de incertidumbre financiera o política, obteniendo ganancias junto a activos como el yen y los bonos del Tesoro estadounidense.

La economía estadounidense está mostrando señales de fortaleza, indicaron el miércoles las minutas de la última reunión de la Reserva Federal, lo que incrementa la posibilidad de un aumento de las tasas de interés, lo que rebaja el atractivo del oro, que no devenga intereses.

La plata perdió 0.8% a 16.49 dólares la onza, tras tocar en la víspera su máximo en casi dos meses, a 16.87 dólares. El platino cedió 0.3% a 928.80 dólares y el paladio bajó 0.2%, a 962.22 dólares.