El metal dorado cerró en baja el martes, debido a la fortaleza del dólar ante la libra esterlina, causada por dudas sobre la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, pero la caída de las acciones y los prospectos de un menor ritmo de alzas de tasas en Estados Unidos en el 2019 mantuvieron el lingote cerca de un pico de cinco meses.

El oro al contado bajó 0.4%, a 1,242.89 dólares la onza, luego de alcanzar su nivel más alto desde el 11 de julio, a 1,250.55 dólares. Los futuros del metal precioso en Estados Unidos cayeron 0.3% a 1,249.40 dólares la onza.

“Es realmente alentador que el oro haya subido a un nivel de 1,250 dólares al mismo tiempo que las acciones se debilitan. Esto realmente respalda el papel del oro como un refugio seguro”, dijo Carsten Menke, analista de Julius Baer. Agregó que el metal dorado también fue respaldado por la debilidad del dólar.

La semana pasada, el oro registró su mejor ganancia semanal desde marzo, y se ha recuperado alrededor de 8% desde mínimos de 19 meses de mediados de agosto.

El dólar rebotaba tras anotar su mayor caída semanal en más de tres meses la semana pasada, ya que datos débiles de Estados Unidos redujeron las expectativas de más aumentos en las tasas de interés.

Se espera que la Reserva Federal aumente las tasas en su reunión del 18 al 19 de diciembre, pero la atención se concentra ahora en la cantidad de alzas en el 2019. El oro tiende a ganar cuando se reducen las expectativas de aumentos de las tasas.

Entre otros metales preciosos, la plata retrocedió 0.8%, a 14.50 dólares la onza, mientras que el paladio cayó 0.9%, a 1,213.50 dólares. En tanto, el platino cayó 1.2%, a 780.40 dólares la onza.

Los precios del cobre cayeron el lunes por datos chinos de importaciones, que reforzaron las preocupaciones sobre el crecimiento de la demanda de metales industriales a raíz de la actual disputa comercial entre Estados Unidos y China, mientras que la fortaleza del dólar también pesó en el mercado.

El cobre de referencia en la Bolsa de Metales de Londres bajó 0.9%, a 6,089 dólares la tonelada. Los precios del metal utilizado en los sectores de energía y construcción han operado en un rango de entre 6,000 y 6,400 dólares desde fines de septiembre.