Los precios del oro cayeron el martes, luego de que los mercados bursátiles repuntaron impulsados por positivos datos económicos en Estados Unidos y el dólar subió a un máximo de casi dos meses de cara a la reunión de política monetaria de la Reserva Federal.

El oro al contado cedió 0.8%, a 1,568.90 dólares la onza, luego de que el lunes tocó su mayor nivel desde el 8 de enero. Los futuros del oro en Estados Unidos cayeron 0.5%, a 1,569.8 dólares.

El índice S&P 500 subió más de 1%, mientras que los retornos de los bonos del Tesoro repuntaron desde un mínimo de casi cuatro meses. El Índice Dólar subió a su nivel más alto desde el 2 de diciembre.

“Parece haber algo de apetito por el riesgo. Los temores sobre el coronavirus persisten en el mercado, pero sin importar esos temores, hay compras de oportunidad”, dijo Ryan McKay, estratega de Materias Primas en TD Securities.

“Las cifras de bienes duraderos fueron mejores que lo esperado, así que eso podría aumentar las opciones de que la Reserva Federal no se muestre moderada en su reunión del Comité Federal de Mercado Abierto y eso está tirando los precios”, agregó.

En diciembre, las órdenes generales de bienes duraderos repuntaron 2.4%, frente a un alza esperada de 0.4 por ciento. Sin embargo, las nuevas órdenes de bienes de capital fabricados en Estados Unidos sufrieron su mayor caída en ocho meses, mientras que los envíos fueron débiles, lo que sugiere que la inversión de las empresas se contrajo en el cuarto trimestre.

Los inversionistas estarán atentos al primer encuentro del año de la Reserva Federal, en la que se espera que mantenga sin cambios las tasas de interés. Las tasas bajas reducen el costo de oportunidad de tener el metal dorado, que no ofrece intereses.

Entre otros metales preciosos, el paladio subió 1.2%, a 2,295.53 dólares la onza, tras haberse desplomado hasta 7% en la víspera. La plata cedió 3.5%, a 17.45 dólares, y el platino ganó 0.4%, a 986.91 dólares.

Cobre profundiza pérdidas

Los precios del cobre en Londres cayeron el martes a mínimos de casi cuatro meses, extendiendo las pérdidas provocadas por el temor a que un virus mortal surgido en China pueda impactar la economía del principal consumidor de metales.

El virus, que pertenece a la misma familia de coronavirus que el síndrome respiratorio agudo grave, ha cobrado la vida de 106 personas, mientras China intensifica las medidas preventivas para limitar su propagación.

“Todavía hay un alto nivel de incertidumbre acerca de cuán grave es este problema y hasta qué punto puede extenderse, así que creo que el precio caerá en el corto plazo”, dijo el analista de Commerzbank Daniel Briesemann.

“Pero es demasiado temprano para decir si el virus tendrá un impacto en la demanda real de cobre. En este momento es puramente psicológico”, añadió.

El cobre de referencia en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cayó 0.7%, a 5,703 dólares por tonelada, sellando su décimo descenso consecutivo. El contrato, usado en general como una medida de salud económica, tocó el lunes su nivel más bajo desde el 18 de octubre del 2019, a 5,726 dólares.