El oro cayó hasta 2% el martes, revirtiendo su avance a máximos de seis años de más temprano, después de que Estados Unidos dijo que retrasaba la imposición de aranceles en ciertos productos chinos, y debido a noticias de que ambos países acordaron continuar las conversaciones comerciales.

El oro al contado bajó 0.7%, a 1,501.22 dólares la onza, después de haber alcanzado un techo desde abril del 2013, a 1,534.31 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos, en tanto, cerraron con una caída de 0.2%, a 1,514.1 dólares la onza.

La Oficina del Representante Comercial (USTR) de Estados Unidos informó que el gobierno postergó la imposición de un arancel de 10% a las importaciones sobre laptops, teléfonos móviles, consolas de videojuegos y un amplio rango de otros productos hechos en China, que debía comenzar a regir el 1 de septiembre.

Tras las noticias, Wall Street revirtió su tendencia y subió, mientras que el dólar cotizó al alza y recibió un mayor impulso de las noticias de que ambos países acordaron realizar conversaciones telefónicas sobre comercio en dos semanas.

El oro alcanzó más temprano un máximo de más de seis años debido a los disturbios en Hong Kong y el desplome del peso argentino.

El foco del mercado ahora es el simposio anual de la Reserva Federal de la próxima semana, para buscar pistas sobre la trayectoria de las tasas de interés. Operadores ven una probabilidad de 86.2% de un recorte de 25 puntos básicos en el costo del crédito en la reunión del banco en septiembre.

Entre otros metales preciosos, la plata cayó 0.6% a 16.96 dólares la onza. En tanto, el platino avanzó 0.2%, a 853.81 dólares, y el paladio ganó 1.9%, a 1,454.03 dólares.

Cobre sube

Los precios del cobre subieron el martes, después de que Estados Unidos anunció el aplazamiento de sus planes de imponer aranceles del 10% a algunos productos chinos, lo que ayudó a aliviar las preocupaciones sobre el crecimiento y la demanda en el mayor consumidor mundial, China.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cerró con un alza de 1.5%, a 5,828.5 dólares la tonelada. Los precios del metal, considerado un indicador de salud económica, bajaron la semana pasada a 5,640 dólares, un piso desde junio del 2017.

“El cobre lideró el avance de los metales básicos después de que Estados Unidos pareció dar marcha atrás a los draconianos planes arancelarios del presidente Donald Trump”, dijo Tai Wong, de BMO Capital Markets.

Agregó que las noticias provocaron coberturas de posiciones en corto del metal rojo, es decir, apuestas a precios más bajos.

El gobierno de Trump postergará la imposición de aranceles de 10% a las importaciones de ciertos productos chinos, como computadores portátiles y teléfonos móviles, que debían empezar a regir a inicios del próximo mes, anunció la USTR.

Los mercados de metales estarán atentos a la publicación el miércoles de los datos de inversión y producción industrial de China, muy relacionados ambos con la demanda de metales básicos, y a los datos del precio de la vivienda, que se conocerán esta semana.

El zinc subió 1.8%, a 2,319 dólares la tonelada, tras hundirse la semana pasada a 2,230.50 dólares, un piso desde octubre del 2016. El níquel ganó 1.4%, a 15,925 dólares; el aluminio sumó 0.8%, a 1,785 dólares; el plomo mejoró 0.1%, a 2,068 dólares, y el estaño subió 1.6%, a 17,100 dólares.