El oro cayó cerca de 1% este viernes, en su segunda pérdida semanal consecutiva, debido a una ola vendedora de los fondos, en medio de la debilidad de las materias primas, y al ceder las compras de refugio por la aprobación de un plan de austeridad en Grecia.

El lingote estuvo bajo presión por la escalada en Wall Street, después de que un sorpresivo salto de un dato manufecturero estadounidense alivió las preocupaciones sobre una débil recuperación económica.

La caída de los precios del petróleo y de los granos también disminuyó el atractivo del oro como una cobertura contra la inflación.

"El oro claramente no está recibiendo un impulso de la situación económica mundial o del frente de la deuda soberana, y las materias primas como una clase de activo no están atrayendo el mismo nivel de compras de fondos como hace uno o dos meses atrás", dijo Bill O'Neill, de LOGIC Advisors.

El oro al contado bajó hasta 1,478.01 dólares la onza, su menor nivel desde el 17 de mayo. Para cerrar en 1,486.51 dólares la onza.

Los futuros del oro estadounidense para entrega en agosto cedieron 20.20 dólares, a 1,482.60 dólares. El oro cayó 1% en la semana.

La plata retrocedió 2.5%, a 33.77 dólares la onza.

El fondo bursátil de plata más grande del mundo, el iShares Silver Trust, vio la mayor salida de fondos de su historia en el segundo trimestre del 2011, cuando los temores a que el alza del metal haya sido exagerada estimularon una ola vendedora.

La aprobación del Parlamento griego esta semana de un paquete de medidas de austeridad necesarias para obtener un mayor financiamiento de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha calmado cierta aversión al riesgo en el mercado, lo que ha reducido la demanda de oro.

"Sin una crisis de deuda en Grecia o algo similar es difícil pensar en un catalizador que impulse al oro a nuevos niveles récord", dijo Robin Bhar, analista de Credit Agricole.

El platino bajó 0.4%, a 1,713.49 dólares la onza.

El paladio subió 0.3%, a 754.60 dólares la onza.