El oro cerró estable el viernes, borrando sus pérdidas iniciales después de que el dólar fue presionado por un reporte de nóminas de pago en Estados Unidos que mostró un débil crecimiento de los salarios el mes pasado, lo que redujo las expectativas de un alza de tasas de interés en el corto plazo.

Si bien el número de empleos creció más de lo esperado en enero, debido a que las empresas minoristas y de construcción aumentaron sus contrataciones, los salarios apenas subieron.

El oro al contado operó estable a 1,215.75 dólares la onza, lejos del mínimo de sesión de 1,207.10 dólares. Los futuros del oro en Estados Unidos para abril subieron 0.1%, a 1,220.80 dólares la onza.

Los mercados parecen estar mirando al débil dato de los sueldos, que es una señal de bajas presiones inflacionarias, y por lo tanto una menor necesidad de que la Fed eleve las tasas de interés , dijo el analista Carsten Fritsch de Commerzbank en el Reuters Global Gold Forum luego de la entrega del reporte.

El dólar y los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años se alejaron de máximos de sesión y cerraron con leves cambios.

El lingote ganó cerca de 2% esta semana, debido a que el dólar marcó su cuarta caída semanal presionado por los temores sobre el estilo presidencial de Donald Trump y la falta de claridad sobre las alzas de tasas.

El metal dorado es muy sensible a las alzas de las tasas de interés en Estados Unidos porque elevan el costo de oportunidad de mantener lingotes, que no rinden intereses, y al mismo tiempo impulsan al dólar.

La plata cayó 0.2%, a 17.40 dólares la onza, luego de que tocó un máximo de más de 11 semanas a 17.73 dólares en la sesión previa. El platino perdió 0.4%, a 995.85 dólares, tras tocar el jueves un máximo de 12 semanas a 1,011.60 dólares. El paladio retrocedió 1.5% a 745.75 dólares.