Los precios del oro bajaron el viernes tras un dato de empleo en Estados Unidos mejor a lo pronosticado que reforzó las expectativas de que la Reserva Federal vuelva a subir las tasas de interés este mes, lo que favorecía una apreciación del dólar.

El oro es altamente sensible a las alzas de tasas de interés en Estados Unidos porque elevan el costo de oportunidad de conservar posiciones en el metal y fortalecen al dólar, la moneda en la que se negocia.

En las últimas operaciones de la tarde, el oro al contado perdió 0.2%, a 1,295.19 dólares por onza, y se encaminaba a terminar la semana con un retroceso de 0.5 por ciento.

En tanto, los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en agosto bajaron 5.40 dólares, o 0.4%, a 1,299.3 dólares la onza.

“Los bonos del Tesoro suben, el dólar vuelve a afirmarse y no hay novedades geopolíticas verdaderamente de apoyo para el oro por el momento”, dijo Philip Streible, estratega de mercado de RJO Futures.

El dólar se apreció contra el euro y los rendimientos de los bonos del Tesoro tocaron máximos de sesión luego de que el reporte mensual de empleo mostró que la economía estadounidense añadió 223,000 puestos de trabajo el mes pasado, superando con creces los pronósticos.

Sin embargo, los inversionistas seguían preocupados por el enfrentamiento entre Estados Unidos y sus socios comerciales, que se profundizó el jueves cuando Washington decidió imponer aranceles a la importación de aluminio y acero de Canadá, México y la Unión Europea.

Si bien un empeoramiento de la situación comercial global podría beneficiar al oro si limita el apetito por activos considerados de mayor riesgo, todavía no contrarresta el impacto negativo de la esperada alza de tasas y sus efectos sobre el dólar.

Entre otros metales preciosos, la plata subió 0.4%, a 16.42 dólares la onza, pero perdió 0.5% en la semana.

El platino ganó 0.3%, a 903.9 dólares la onza, después de haber tocado un máximo en 10 días a 1,005.40 dólares,