Los precios del oro cayeron 1% el jueves y borraron sus ganancias previas de la sesión, luego de que un dato mostró que la inflación de Estados Unidos se aceleró más que lo esperado y generó dudas sobre si la Reserva Federal (Fed) recortará sus tasas de interés tan agresivamente como espera el mercado.

El oro al contado perdió 0.1%, a 1,404.40 dólares la onza, una baja de cerca de 15 dólares respecto al nivel al que operaban antes del dato que mostró que la inflación subyacente registró en junio su mayor alza en casi un año y medio.

Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con una baja de 0.4%, a 1,406.70 dólares la onza, luego de tocar un máximo de una semana a 1,426 dólares en la sesión.

La Reserva Federal rebajó el mes pasado su proyección para la inflación de Estados Unidos en el 2019 a 1.5% desde 1.8% proyectado en marzo.

“Vimos el dato de inflación de hoy los mercados comenzaron a caer debido a que cuestiona la necesidad de recortes adicionales a las tasas de interés”, dijo Chris Gaffney, presidente de Mercados Globales en TIAA Bank, y agregó que la caída del lingote fue una reacción refleja.

El movimiento del jueves “es sólo un ajuste al hecho de que quizás había subido un poco rápido el día anterior, pero sigue sobre el nivel de 1,400 dólares, y parece que vamos a seguir sobre los 1,400”, agregó.

El oro al contado subió 1.5% el miércoles después de que el jefe de la Fed, Jerome Powell, confirmó que la economía de EU aún enfrenta la amenaza de decepcionantes datos de actividad industrial, una tibia inflación y una prolongada guerra comercial.