El oro cayó el jueves a mínimos de más de una semana, después de que la Reserva Federal decepcionó las expectativas de mayores medidas de estímulo para acelerar la inflación y respaldar a la economía, golpeada por la crisis del coronavirus.

El oro al contado cayó 0.8%, a 1,943.87 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos cedieron 1.1%, a 1,932.36 dólares la onza.

“El mercado del oro se vio de alguna manera decepcionado por la falta de panorama o guía sobre lo que la Fed debería hacer para acelerar la inflación”, dijo Carsten Menke, analista de Julius Baer.

El atractivo del lingote fue reducido también para los inversores con otras monedas, ya que el índice dólar , que compara al billete verde con seis destacadas divisas, rebotaba a un máximo de más de una semana después de que la Fed apuntó a una recuperación económica más rápida, con un descenso más acelerado del desempleo de lo previsto en junio.

No obstante, se mantuvo un piso bajo el oro -que no devenga intereses-, ya que la Reserva Federal se comprometió a mantener las tasas de interés cerca de cero hasta que la inflación se encamine a “exceder moderadamente” su objetivo de inflación del 2% “durante un tiempo”.

Unas tasas cercanas a cero a nivel global y la demanda de cobertura frente a la inflación percibida han ayudado a que el oro avance cerca de 28% en lo que va de año.

En otros metales preciosos, la plata cedió 1.1%, a 26.93 dólares la onza; el platino bajó 3.7%, a 932.89 dólares; y el paladio cayó 3.2%, a 2,323.76 dólares.