El oro al contado caía 1% debido a un fuerte avance del dólar.

El oro al contado bajaba a 1,489.80 dólares la onza. Más temprano el metal precioso alcanzó los 1,516.40 dólares por onza.