Los precios del oro aprovecharon un retroceso del dólar y repuntaron el viernes desde mínimos en seis meses, pero lo moderado de la recuperación sugería que los especuladores podrían seguir castigando al metal.

En las últimas operaciones del día, el oro al contado ganó 0.19% a 1,269.18 dólares por onza, y registró una baja semanal de 0.8 por ciento. El jueves retrocedió a 1,260.84 dólares, un mínimo desde el 19 de diciembre.

Los futuros del oro en Estados Unidos para agosto cerraron con un alza de 20 centavos, o 0.02%, a 1,270.70 dólares la onza.

El dólar retrocedió desde un máximo en 11 meses, mientras que el euro se fortaleció.

Un dólar más bajo abarata las materias primas para los tenedores de otras divisas. La tibia reacción del oro ante el retroceso del dólar sugiere que quedan riesgos bajistas, afirmó Georgette Boele, estratega de ABN AMRO.

“La gente piensa que como el oro no logró llegar a los 1,300 dólares ahora ven cuánto pueden bajarlo y entonces volver a subirlo”, dijo Boele. “Debería tocar fondo en algún punto entre los 1,250 y los 1,200 dólares”, agregó.

Commerzbank estuvo de acuerdo en que es improbable que el oro se recupere en el corto plazo. “Si el oro no está siquiera demandado como resultado de la creciente disputa comercial entre Estados Unidos y China, no creemos que cualquier otro suceso pueda cambiar mucho la opinión de los participantes del mercado”, explicó el banco en una nota.

El platino subió 1% a 870.24 dólares la onza, aunque en la semana perdía más de 1 por ciento. El paladio avanzó 0.3% a 953.50 dólares por onza, pero en la semana retrocedió 3 por ciento.

La plata ganó 0.8% a 16.44 dólares por onza.