El oro avanzó a su mayor precio en más de un mes este lunes, debido a una mayor demanda por el metal ante los temores a una desaceleración de la economía estadounidense y expectativas de que la política monetaria de la Reserva Federal se mantenga relajada.

El lingote ha subido cerca de 6% en las últimas tres semanas impulsado por una serie de decepcionantes indicadores económicos en Estados Unidos, incluyendo un débil dato sobre la creación de empleo del viernes.

Un sondeo del Banco de la Reserva Federal de Chicago mostró que el crecimiento económico de Estados Unidos se desacelerará este año al tiempo que se elevará la inflación, una tendencia que podría revertirse el próximo año. Los inversores esperan ahora un discurso que dará el martes el presidente de la Fed, Ben Bernanke, sobre la perspectiva económica estadounidense.

El oro al contado ganaba 0.1% a 1,542.79 dólares la onza. En un inicio el oro tocó un máximo de jornada de 1,553.30 dólares, su mayor nivel desde inicios de mayo, pero recortó ganancias ya que el dólar se fortaleció contra el euro.

El lingote tocó un máximo histórico de 1,575.79 dólares la onza el 2 de mayo.

Los futuros del oro estadounidense para agosto subieron 4.80 dólares, a 1,547.20 dólares.

"Los débiles datos económicos en Estados Unidos la semana pasada están fortaleciendo las expectativas de que la Reserva Federal dejará por más tiempo sus tasas de interés claves en sus actuales bajos niveles, lo que mantendrá reducidos los costos de oportunidad para los metales preciosos", dijo Commerzbank en una nota.

Los analistas citaron la victoria del izquierdista militar retirado Ollanta Humala en las elecciones presidenciales de Perú como fundamentos de apoyo. Los inversionistas temen que las políticas de Humala para el sector minero den lugar a una menor producción de oro del sexto productor más grande del mundo.

La plata al contado subió 1.3%, a 36.68 dólares, tras anotar un mínimo de cerca de dos semanas en la jornada previa.

El platino ganó 84 centavos, a 1,811.99 dólares la onza.

El paladio subió 1.1%, a 788.47 dólares.