El oro subía este martes después de que una serie de datos de inflación señalaron un constante incremento de las presiones sobre los precios, mientras que un declive de casi 1% esta semana en el valor del lingote atraía algunas compras físicas.

Las renovadas preocupaciones por la crisis de deuda griega mantenían la atención del mercado, mientras que los precios al por mayor en Estados Unidos volvieron a subir en mayo y el gasto del consumidor bajó por primera vez en 11 meses, lo que avivó los temores existentes sobre la mayor economía mundial.

El oro al contado subía 0.4%, a 1,520.62 dólares la onza, tras tocar el lunes su menor nivel en tres semanas.

Un informe chino mostró más temprano que la inflación en la segunda economía más grande del mundo se aceleró a su mayor ritmo en casi tres años, dando a los inversionistas un incentivo adicional para compras oro, que puede actuar como una cobertura contra las presiones de alza de precio.

Las versiones de que se acerca a la conclusión un segundo rescate para Grecia, mientras la Comisión Europea impulsa un canje de deuda voluntario, también ayudaban a apoyar la confianza financiera.

"El debilitamiento del dólar ha ayudado al rebote de hoy, aunque con volumen bajo. Vemos que la incertidumbre en torno al próximo tramo de ayuda para Grecia favorece al oro", dijo Andrey Kryuchenkov, analista de VTB Capital.

La plata al contado se recuperaba de la fuerte caída de 4% el lunes y subía en línea con el oro, para ganar 0.4%, a 34.93 dólares la onza.

El platino al contado avanzaba 0.2%, a 1,795.50 dólares la onza.

El paladio subía 0.6% a 794.22 dólares la onza.