Los precios del oro tocaron un máximo de siete semanas el viernes, para anotar su mejor semana desde mediados de diciembre, debido a que la caída de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos y la debilidad del dólar aumentaron el atractivo del metal.

El oro al contado ganó 0.8% a 1,778.04 dólares la onza, luego de tocar más temprano su nivel más alto desde el 25 de febrero a 1,783.55 dólares. En la semana sumó 2 por ciento. Los futuros del oro en Estados Unidos cerraron con un alza de 0.8% a 1,780.20 dólares.

"El argumento macro a favor del oro también ha mejorado. Estamos preparados para una carrera hacia los 1,800 dólares", dijo Edward Moya, analista senior de Mercado en OANDA.

"Hemos tenido muchos inversionistas que abandonaron algunas posiciones debido a ciertas ventas técnicas extremas que vimos con los retornos de los bonos del Tesoro y eso realmente ha proporcionado un escenario sólido para que los precios del oro continúen apreciándose", agregó.

Las ganancias del oro llegaron a pesar de datos de Estados Unidos que mostraron robustas ventas minoristas y un descenso significativo en las solicitudes de desempleo semanales y un crecimiento récord en el PIB del primer trimestre en China.

Entre otros metales preciosos, la plata ganó 0.6% a 26.01 dólares la onza y subió 3% en la semana.

Por su parte, el paladio escaló 1.2% a 2,773.92 dólares y ganó 5% en la semana. El platino sumó 0.8% a 1,202.32 dólares.