El oro rebotó el viernes tras dos días de bajas debido a que la fuerte desaceleración del crecimiento de la economía estadounidense elevó el valor del metal como refugio, colaborando para que cerrara enero con su mayor ganancia mensual en tres años.

Una marcada alza en los precios del petróleo el viernes por la tarde respaldó al oro, ya que algunos inversores preocupados por una potencial inflación se refugiaron en el metal.

El petróleo Brent cerró con un alza de 7.86%, a 52.99 dólares por barril. En tanto, los futuros del crudo en Estados Unidos subieron 8.33%, a 48.24 dólares por barril, registrando un alza de casi 3 dólares en la última hora de operaciones.

Se mantendrán elevados

Los precios del oro podrían mantenerse altos a corto plazo por las preocupaciones respecto a la estabilidad en Europa, incluso con un dólar fuerte, sostuvieron operadores.

El oro al contado subió 8% en el mes, su mayor alza desde enero del 2012, ayudado por la decisión del Banco Nacional Suizo de eliminar el límite de cotización del franco suizo contra el euro. Además, el Banco Central Europeo declaró que inyectará miles de millones de euros a la economía.

El oro al contado sumó el viernes 2% para cerrar la jornada en 1,281 dólares la onza, tras tocar un pico de 1,283 dólares.

El oro para febrero en Estados Unidos subió 2%, a 1,278.50 dólares la onza, luego de perder 2.4% el jueves. En las operaciones posteriores al cierre escaló hasta los 1,281 dólares, alcanzando el precio del contrato al contado por el ascenso del petróleo.

El Producto Interno Bruto (PIB)de Estados Unidos creció a un ritmo anual de 2.6% tras la formidable tasa registrada en el tercer trimestre de 5%, informó el viernes el Departamento de Comercio en su primera estimación del PIB en los últimos tres meses del 2014.

Entre otros metales, la plata al contado subió 1.7%, a 17.20 dólares la onza.

En tanto, el paladio al contado subió 1.2%, a 1,235.25 dólares la onza, mientras que el paladio al contado cayó 0.1% a 771.52 dólares.