Los precios del oro cayeron levemente el jueves por tomas de ganancias y antes del discurso que dará el presidente de la Reserva Federal en el foro de Jackson Hole, en el que se espera que aclare la dirección de la política monetaria del banco central.

El oro al contado bajó 0.2%, a 1,498.45 dólares la onza. Los futuros del oro en Estados Unidos cayeron 0.5%, a 1,508 dólares por onza.

“Los mercados están esperando a Jackson Hole. Después de que los precios no lograron mantenerse sobre la marca de 1,500 dólares, no es raro que los inversores saquen las fichas de la mesa”, dijo Eugen Weinberg, analista de Commerzbank. No obstante, la demanda por el metal se mantendrá fuerte, agregó.

“Las tensiones geopolíticas, las incertidumbres comerciales y, sobre todo, la evolución de los mercados financieros (...) respaldarán el oro”, expuso Weinberg. “Las tasas de interés en todo el mundo siguen cayendo y, en ese entorno, el oro emerge como una inversión sólida”.

La Fed debatió recortar las tasas de manera más agresiva en su reunión de julio, aunque sus integrantes concordaron en que no querían mostrar un aparente camino hacia nuevas rebajas, según las minutas del miércoles.

Ahora la atención está puesta en el discurso que dará el viernes el jefe de la Fed, Jerome Powell. Se esperan indicios sobre recortes de los costos del crédito, especialmente después de que una inversión en la curva de rendimiento de la deuda del Tesoro destacó el riesgo de que la economía estadounidense entre en recesión.

“Es probable que el atractivo del lingote disminuya si Powell y sus colegas parecen no estar dispuestos a comprometerse con grandes reducciones de las tasas”, dijo Ilya Spivak, estratega cambiario de DailyFx.