El oro caía fuertemente por segundo día consecutivo este viernes, anotando mínimos de un mes, al tiempo que las preocupaciones por la deuda griega impulsaban al dólar y presionaban a los mercados de acciones y materias primas.

Las pérdidas del lingote se aceleraron por ventas técnicas.

Los precios del metal superaron un promedio móvil de 50 días, visto como un nivel de soporte clave, y cayeron por debajo de un rango de consolidación de entre 1,505 y 1,555 dólares que se había mantenido desde fines de mayo.

El oro se encamina a un descenso de 2% para la semana.

El oro al contado bajaba 0.8%, a 1,508.30 dólares la onza, tras haber tocado un mínimo de un mes de 1,504.91 dólares.

Los futuros de oro para agosto en Estados Unidos cedían 12.10 dólares, a 1,508.30 dólares.

La plata perdía alrededor de 1.6%, a 34.68 dólares la onza.

"Los precios en los mercados de petróleo, las materias primas y las acciones nuevamente están presionados. Y está la fortaleza del dólar. No se va a producir una escalada del oro", dijo el inversor independiente Dennis Gartman.

Los mercados de petróleo y acciones también caían por segundo día, pese a que datos mostraron que los nuevos pedidos de bienes duraderos subieron más de lo esperado en mayo.

En tanto, La Reserva Federal recortó el miércoles sus pronósticos de expansión de la economía de Estados Unidos, pero no dio pistas sobre un estímulo monetario adicional, diciendo que el crecimiento debiera repuntar pronto.

El oro ha escalado ante la expectativa de un extenso periodo de bajas tasas de interés en Estados Unidos, lo que reduce el valor del dólar contra otras monedas y posiciona mejor al lingote para competir con las acciones o los bonos.

"Todavía estamos en épocas de mucha incertidumbre. Y es probable que siga así hasta que veamos mayores signos de crecimiento económico a nivel global, en particular en Estados Unidos y que la situación de deuda en Europa se ha calmado", dijo Darren Heathcote, de Investec Australia