El oro ampliaba ganancias este miércoles, impulsado por la incertidumbre sobre la crisis de la deuda griega y luego de que la Reserva Federal dijo que el ritmo de recuperación económica de Estados Unidos era más lento que lo esperado.

El lingote, que escaló por encima de su reciente rango de negociación tras subir en las últimas seis jornadas, mantenía las ganancias iniciales luego de que la Reserva Federal reiteró que mantendrá las tasas de interés excepcionalmente bajas por un periodo prolongado.

El metal precioso fue apoyado también por un alza del petróleo Brent y una advertencia de funcionarios del Banco de Inglaterra sobre la posible necesidad de una segunda ronda de estímulo monetario, que impulsó al oro en libras esterlinas a máximos históricos.

El oro al contado subía 0.5%, a 1,553.80 dólares la onza, tras haber subido a 1,557.75 dólares, su nivel más alto desde el 2 de mayo, cuando el lingote marcó un récord de 1,575.79 dólares.

El metal ha ganado 3% desde el 13 de junio, debido a los temores por la deuda soberana europea.

Los futuros estadounidenses de oro para agosto ganaban 8.10 dólares, a 1,554.50 dólares la onza.

"Es un recordatorio de que los bancos centrales pueden hacer más. Creo que con la Fed, algunos inversores de oro ven una posibilidad mayor de alivio cuantitativo que quizás el mercado más amplio", dijo el analista Matthew Turner de Mitsubishi.

La Fed, sin embargo, no mostró ninguna inclinación hacia una tercera ronda de estímulo, ya que concluyó la reunión reiterando su postura de que la recuperación económica de Estados Unidos estaba marchando a un ritmo más lento de lo esperado, pero señaló que ello se debía a factores temporarios.

La plata ganaba 0.7%, a 36.55 dólares la onza.