El viernes, el oro subió a cerca de un récord, y anotó su mayor ganancia en tres semanas desde noviembre, luego de que los inversionistas recortaron su exposición al riesgo, derivado de la crisis crediticia en Grecia y la caída de los mercados accionarios.

Los futuros del oro avanzaron a su nivel más alto desde el 4 de diciembre mientras que la volatilidad de las acciones y las monedas desataron que inversionistas compraran el metal.

Ante el temor que impera en los mercados, los inversionistas recurrieron a los fondos negociados en Bolsa, respaldados en oro, monedas y barras.

Como una actual cobertura y un activo no correlacionado, el oro provee diversificación, mientras las personas temen por el euro, la deuda soberana y el impacto a la euro zona , dijo Dan Denbow, del fondo USAA Precious Metals and Minerals.

Cuando ves al dólar y al oro moviéndose conjuntamente, ése es un indicador real de que es una operación de refugio , agregó.

El oro al contado se negoció en 1,209.65 dólares la onza, contra 1,207.25 del jueves en Nueva York.

En la Comex, los futuros de oro para entrega en junio subieron 13.10 dólares, a 1,210.40 dólares la onza.

Mientras que el petróleo cayó por cuarta jornada seguida y los índices de acciones en EU borraron las ganancias del año, el oro ha ganado 50 dólares por onza entre el jueves y el viernes, lo que resalta el nerviosismo por un contagio de la crisis griega a la zona euro.

El oro está disfrutando ahora de un estatus de refugio, en parte por los bonos, especialmente de países periféricos de la zona euro y títulos bancarios, que ya no son más de refugio , explicó el analista David Thurtell de Citigroup.

El euro se recuperó de un mínimo de 14 meses contra el dólar, pero todavía se dirigía a su peor semana desde octubre del 2008.

Los inversionistas esperan que el oro se mueva a la alza, luego de consolidarse cerca a los 1,200 dólares. El metal subió más de 4% en la semana, y se encuentra 20 dólares por debajo de su máximo histórico de 1,226.10 dólares la onza del 3 de diciembre.